Cuenca visto desde la Colonia

Por Juan Pio Montúfar y Frasso. (1754)
CUENCA1

Del Naranjal a la ciudad de Cuenca, es viaje que se hace en cinco días: está Cuenca en dos grados 53 minutos de Latitud Austral y en 29 minutos, 25 segundos al Occidente del meridiano de Quito: hállase aquella ciudad en un espacioso llano y la circundan campañas muy amenas. Contiénense en su jurisdicción diez pueblos que se nominan: Azogues, Hatuncañar, Girón, Cañaribamba, Espíritu Santo, Paccha, Gualaceo, Deleg, Molleturo: su vecindario consiste en muchas familias de españoles y considerable número de mestizos e indios. El principal destino de los primeros es la labranza de sus haciendas, en que cosechan todos granos, y muchos sembradíos de caña. Los segundos se ejercitan en tejidos de algodón y lana, que todos, con crecidas porciones de azúcar y harinas se dirigen por el Naranjal a la ciudad de Guayaquil; intérnanse a la ciudad de Quito algunos ganados. En su vecindario incluye más de 14000 almas.

Gobiérnase Cuenca por un Corregidor y promueven la administración de justicia y Gobierno económico, dos Alcaldes ordinarios anualmente electivos por el Cabildo que allí reside. El Corregidor tiene asignados por salario 800 pesos pagados en aquellas cajas: él no tiene campo a otra alguna utilidad, que la que pudiera proporcionarle el logro de la cobranza de los Reales tributos: hállase sirviendo este empleo Don Juan Tello de la Chica, tiempo ha de nueve años, habiendo continuado cuatro más de los que contiene la merced, que de S. M. tuvo a causa de no haber aparecido sucesor.

Tiene aquel Corregimiento tres Tenientes, uno en la ciudad, otro en el partido de Alausí y otro en el pueblo de Cañar: ellos no tienen salario alguno, y su utilidad se concibe en la administración de justicia. El Teniente de Alausí se nomina por los Excelentísimos Señores Víreyes: al presente lo es Don Ignacio de Vicuña, nominado por el Excelentísimo Señor Marqués de Villar. A los otros dos Tenientes nombra el Corregidor.

Hállase erigida en Cuenca Real caja: sírvenla dos Oficiales, que ejercen en ella empleos de Contador y Tesorero, cada una con sueldo de 800 pesos anuales; ocupan estos cargos: como Contador Don Juan Bautista Benites, que tiempo ha de 13 años tuvo merced de S. M. habiendo servido antes el mismo empleo por espacio de 12 años; hállase de Tesorero con título librado por S. M. Juan Bautista Zavala. Estos ministros nominan receptores de tributos y otros Reales derechos: en las ciudades de Jaén, Loja y villa de Zaruma; y los enteros que en aquellas cajas se hacen los dirigen a las de Quito. Hállanse sujetas al Tribunal mayor de cuentas de la Corte de Santa Fe.

A inmediaciones de aquella ciudad corren varios ríos; al Sur el de Yanuncai y al Norte el de Machángara; siendo en aquella ciudad famoso el de Tumebamba que nominan Matadero: ellos cortan el valle en que está situada la ciudad y la han hecho nominarse Santa Ana de los ríos de Cuenca: crecen con demasía en los tiempos de aguas, y se transita por puente de madera el citado Matadero: lógrase en ellos muy selecto peje.

Tuviéronse en la antigüedad minas de oro en Cañaribamba de Azogez en el pueblo de este nombre. Hanse registrado estos días vetas de minas de plata en toda aquella jurisdicción, se tienen labaderos de oro en el pueblo de Sigsig y cordillera de Chaucha; hay en aquellas inmediaciones una célebre mina, de que se extraen preciosas piezas de "alabastro.

El plan en que está construida la ciudad de Cuenca, estriba todo él en minas de hierro. Por el citado pueblo de Azoguez corre un arroyo, que en las resacas de avenidas arrastra arenas de fino rubí que deja en sus márgenes. En un sitio perteneciente al curato de Cañaribamba, que nominan Gualguro hay un cerro de que se extraen cristales muy semejantes al de roca de que se han sacado piezas de tres baras. En inmediaciones de Cuenca, hay una montaña, que habitan bárbaros, a quienes llaman jíbaros; y es lugar de muchos lavaderos de oro, por lo que le dicen provincia rica.

Hállase con abundancia la cascarilla, y en toda la jurisdicción, se cosecha el tinte de cochinilla: tíñense con ella las bayetas que se tejen muy semejantes a las de Europa.

Ello es sin duda, que Cuenca tiene las más puntuales proporciones a ser una de las ciudades muy sobresalientes de América, en cuyo grado podría constituirla un Gobernador que idease promover su aumento y refrenar el demasiado orgullo que en su plebe ha establecido el mucho ocio.

1 Fuente: Biblioteca ecuatoriana Clásica Tomo XII Juan Pío Montúfar y Frasso, pág. 673 a la 675


 invitación a leer

La libre circulación de las ideas y opiniones, oportunidad para acercarnos a la verdad.

Historia de la república

La Cronología de los presidentes del Ecuador.

eSTELAS DE LA HISTORIA

Los hechos y pensamientos del presentes  dan rumbo a la Historia.