Defensa de la Cordillera del Cóndor

Dibujo de Hugo Briones

Paquisha

Por; Luis C. Ponce Benavides.

¡Paquisha!.... ¡Paquisha!..... ¡Paquisha!

Con letras de mago sonido de jungla,
de húmedo ritmo y esencia aborigen,
por siempre oiremos tu nombre...

Los ruidos de balas y aviones peruanos.
rompieron la paz y la calma
El grito valiente e indignado
de bravos soldados estalla,
La Patria está herida,
comienza el combate,
y son largas horas y días de lucha.

Feroz poderío de lobos rapaces
y fuerzas innúmeras del fiero agresor
vencieron los cuerpos de nuestros hermanos.
Su sangre escarlata y gloriosa
tiño la verdura del bosque.
Y yacen cadáveres y gimen heridos
que entregan la vida por nuestro Ecuador.

Cayeron los cuerpos, más nunca las almas;
callaron sus voces, mas no su reclamo,
y eterno su eco, retumba en la selva,
se extiende a los cuatro confines,
y todos escuchan el claro mensaje,
hazaña de héroes y un reto sin fin.

Paquisha, Paquisha por siempre oiremos tu nombre - Dibujo de Hugo Briones


La Defensa de la Cordillera del Cóndor, se dio en el frente interno y en el externo. Los ecuatorianos unidos a su gobierno y a las Fuerzas Armadas supieron estar listo y comprometieron sus vidas por los ideales de la defensa de la soberanía nacional.

"Señores, siéntense a conversar, negocien. El Perú dice: primero disparo y luego converso, si quiero, y si no, ni siquiera converso." Dr. Alfonso Barrera Valverde en la reunión de consulta de la OEA.


REPLICA DEL SEÑOR CANCILLER DEL ECUADOR DR. ALFONSO BARRERA VALVERDE, EN LA REUNIÓN DE CONSULTA DE LA OEA.1
(Según transmisión telefónica de la Embajada del Ecuador en Washington a la Cancillería Ecuatoriana).

Lunes 2 de Febrero de 1981
Gracias, señor Presidente:

Voy a agradecer al señor Canciller del Perú, dos hechos. El que haya circulado aquí un mapa entre todas las delegaciones, mejor servicio no podrá rendirle a la causa ecuatoriana, y sobre el mismo tema apreciaré; de su deferencia que este mapa continúe allí mientras yo respondo sus palabras. Porque desde luego, muy complacido si él lo permite, usaré el mapa peruano para responder.

Señores: Según el señor Canciller, el Perú llega a la OEA por especial deferencia; todos llegamos porque tenemos ciertas obligaciones hacia los demás, ciertos derechos y ciertos deberes básicos elementales para cumplir. No señor Canciller del Perú, le agradeceré que abandone esa posición arrogante y que no llegue así como deferencia a los demás. Que él llegue como llegamos todos a dialogar, a conversar sobre los temas, a encontrar fórmulas y a facilitar el trabajo de un organismo regional, del cual el Perú y el Ecuador son miembros. Desde luego, esas palabras suyas señor Canciller explican la conducta del Perú con una posición arrogante que puede acceder o no a lo que diga la comunidad internacional, se puede decir que no a los Presidentes, se puede decir que no al Sumo Pontífice, se puede decir que no a todas las autoridades del mundo; se puede decir que no a todas las invitaciones; es muy frecuente que quien dice que no y cuando sus argumentos son débiles, recurra al gatillo. Pero no, señor Canciller del Perú: Yo del modo más respetuoso le invito a que no llegue así como una deferencia. Voy a responder su intervención señor Canciller, adherido, circunscrito a lo jurídico y desde luego, para ceñirme a lo jurídico, voy a ceñirme a los hechos.

El Ecuador jamás ha insinuado que se trata de la Población de Paquisha, el sitio que el Perú bombardeó, el sitio que el Perú trató de arrasar, el Ecuador ha dicho siempre que se trata del Destacamento de Paquisha situado con precisión a veintiún kilómetros al oriente de la población de ese mismo nombre sobre la Cordillera del Cóndor, y, si se he dicho hace un momento aproximadamente a veinte kilómetros, ello se debe a que en ese territorio accidentado hay que dar una tolerancia de un kilómetro más o menos en la distancia. Hay un motivo por el cual mi información tiene, además, que responder a los hechos señor Canciller: Yo he estado meses antes del ataque, en cuanto me posesioné de Canciller, he estado en esos tres destacamentos; yo he caminado en esas trochas, yo he estado en las construcciones militares y en el caso de los otros dos destacamentos, he estado junto a los colonos y a sus familias, colonos y familias a los cuales el Ecuador preguntó si querían abandonar el destacamento ahora ante el ataque peruano; colonos y familias que respondieron que no; porque preferían quedarse en el sitio. Que el Ecuador no ha pretendido confundir, debe ser también afirmado categóricamente y, desde luego, yo no confío en mis palabras tan solo para la credibilidad de los demás; en El Comercio de enero 31 de Quito se dice: "La Cancillería Ecuatoriana precisó ayer la ubicación del destacamento de Paquisha ubicado en la Cordillera del Cóndor, aproximadamente a veinte kilómetros al Este de la localidad del mismo nombre en la Prov. de Zamora Chinchipe. El propósito de esta información es evitar erróneas interpretaciones tomo consecuencia de una versión distorsionada que proviene del Gobierno del Perú".

Pero hay más que yo debo agradecer a la delegación peruana; debo agradecer a la delegación peruana que aquí planteara el tema de la controversia limítrofe y debo agradecer que me permitiera explicar por qué los disparos que ha hecho y los muertos que han causado las fuerzas armadas del Perú son disparos y muertos ocasionados a base de una línea; imaginaria.

Voy a pedir a algunos de mis colaboradores que señalen el mapa del Perú, qué sucede. El injusto, írrito y absurdo Protocolo del Río de Janeiro de 1942 queda aprobado en su apresuramiento porque señala como frontera desde la quebrada de San Francisco en el sur de este mapa, hasta la confluencia Yaupi y Santiago en el nororiente, el divortium aquarum entre los ríos Zamora y Santiago como límites. Estamos señores en el año 1942; hace un momento mencioné que desde luego quienes ejecutaban la tarea demarcatoria para llevar adelante este írrituo instrumento al cual voy a referirme un poco después, quienes realizaban esa tarea demarcatoria en un momento se encontraron con que algo había de problema allí, y le pidieron a una sociedad tan seria e imparcial como Interamerican Geodesic Survey que hiciera el levantamiento Aero fotogramétrico de la zona. El Interamerican Geodesic Survev hace entrega oficial del levantamiento Aero fotogramétrico de la zona en 1947 y naturalmente los gobiernos se dedican a estudiar este mapa. Tardan un tiempo, como es lógico, en estudiar ese mapa y comprueban que allí donde el Protocolo decía el divortium aquarum de la quebrada San Francisco a la confluencia Yaupi Santiago es imposible seguir ese divortium aquarum por una simple razón señores, porque ese divortium aquarum no existe. ¿Por qué no existe? Voy a hablar más tarde también de este punto, pero por de pronto demos una explicación.

Es que el Protocolo de Río de Janeiro de 1942 fue suscrito y aprobado porque tropas peruanas, de acuerdo con esta tradicional y maldita costumbre, estaban posesionadas de provincias enteras del Ecuador y las retenían como prenda para que el Ecuador firmara el Protocolo y, como naturalmente aquí se me podría decir que estoy argumentando sencillamente en el aire, pido que en cualquier momento los señores delegados del Perú exhiban el Artículo del Protocolo , el Art. No. 2, que dispone el retiro de las fuerzas peruanas del territorio del Ecuador. He aquí, pues, señores, que estamos hablando no de un Tratado negociado, no estamos hablando de un convenio para el cual hubo abundante provisión de material científico, no estamos hablando de negociadores que tuvieron a tiempo, estamos hablando de un tratado que nuevamente en esa misma línea primero se "ejecuta" y después se estudia: en 1942 se firma el Tratado, en 1947 se estudia la realidad geográfica.

Como es lógico, cuando se trata de ir por el "divortium aquarum entre el Zamora y el Santiago", como se decía, ¿cómo se podía ir si no hay el divortium aquarum? ¿Y por qué no hay divortium aquarum allí? Porque hay dos divortium aquarum: el del Zamora con el Cenepa, en medio del cual está la Cordillera del Cóndor y hay el otro divortium aquarum entre el Cenepa y el Santiago, en medio de los cuales se encuentra otra Cordillera.

La Cordillera del Cóndor no asoma mencionada en el Protocolo, asoma puramente en la voluntad y deseo del Perú y entonces, porque esa es la realidad, el Perú decide imponer la Cordillera del Cóndor, quiere imponernos hasta ahora y a quién tenemos que preguntarle si es o no así, fue al Perú; y si se le dice que no dispara y arrasa.

Esta es la situación actual, señores. Puede comprobarse porque está aquí la disposición de todos el Protocolo de Río de Janeiro, donde no hay mención alguna de la Cordillera del Cóndor. Entonces aquí yo acudo a la conciencia continental y pregunto: ¿qué hace un país con un Tratado de Límites donde no está el accidente que debía estar? Esa respuesta no ha sido todavía dada por el Perú ni por nadie, porque es una respuesta imposible y entonces lo que nosotros le decimos al Perú es algo muy simple: Señores, siéntense a conversar, negocien. El Perú dice: primero disparo y luego converso, si quiero, y si no, ni siquiera converso.

Este es el drama que hoy nos ha reunido, señores, y ésta la acusación que formulo directamente al Gobierno del Perú, en la persona de su Canciller.

Ahora bien, el Perú entonces no puede ya decir: "Allí el Protocolo se remite al divortium aquarum Zamora Santiago", dice: "el laudo de Díaz de Aguiar se remite a la Cordillera del Cóndor". Pero el laudo de Díaz de Aguiar también es anterior al conocimiento geográfico; el laudo de Aguiar es de 1945, el mapa del Interamerican Geodesic Survey es de 1947. Entonces, por favor, señores, —se lo digo cordialmente— si ustedes quieren, si ustedes pretenden que esa sea la frontera, por favor, por lo menos conversen antes de disparar y no disparen antes de conversar.

Voy a referirme a los hechos mencionados por el señor Canciller, apenas como un tema incidental. Es cierto que el 26, él me comunicó un ultimátum, me dijo que si las fuerzas ecuatorianas no se movían de ese territorio "peruano", él me anunciaba que lamentaríamos las consecuencias, Más aun, (interrupción. . .) pero señor yo no puedo agradecerle esa entre comillas "muestra de sincera hermandad", que usted ha usado, porque usted me tenía el teléfono como cortina, mientras sus fuerzas armadas atacaban a mis compatriotas en el Destacamento de Paquisha. Esta acusación se la formulo frontalmente y debería usted responder del modo más adecuado. Nada más, señor Presidente, sino una última anotación, porque si quedan aquí, para más tarde, otros temas: la Integración, el Grupo Andino, la Comisión del Pacífico Sur, todos esos temas pueden luego venir mencionándose cuando nosotros ya no seamos víctimas de los ataques y cuando nosotros ya no estemos en ese constante riesgo frente a un enemigo que solo nutre sus fuerzas armadas y que descuida del resto de la nutrición interna.

Quiero por último, y con esto termino mis palabras, señalar que ni siquiera de acuerdo con el Protocolo de Río de Janeiro hay allí demarcación alguna. No hay allí ningún hito, jamás han llegado a un acuerdo, nadie llegó a un acuerdo, el único acuerdo que hoy existe es entre la mente peruana y sus disparos.

Muchas Gracias señor Presidente.

(Aquí termina la Réplica del Canciller del Ecuador).

1 Fuente: Boletín de la Comisión Nacional Ecuatoriana de Cooperación con la Unesco. Pág. 8 y 9

 invitación a leer

La libre circulación de las ideas y opiniones, oportunidad para acercarnos a la verdad.

Historia de la república

La Cronología de los presidentes del Ecuador.

eSTELAS DE LA HISTORIA

Los hechos y pensamientos del presentes  dan rumbo a la Historia.