Muerte de José Joaquín de Olmedo

19 Febrero

Palabras Claves: virtud, laurel,   olivo,   duelo
Extracto: La trayectoria de José Joaquín de Olmedo, fue fructífera en civismo y amor a la Patria, sus escritos son piezas invaluables para el desarrollo de la literatura ecuatoriana de cara al mundo, su muerte fue Duelo Nacional; Olmedo, que vivas eternamente en el recuerdo de los guayaquileños, cuyo mérito es practicar la gratitud histórica para con sus mejores hombres y mujeres.

Olmedo

"Se trasladó a Paita, en cumplimiento de la comisión que le confió el Presidente Roca de reclamar al Gobierno del Perú los restos del Mariscal La Mar. Estuvo en Lima por última vez en 1846, y dejó al paso algunas composiciones en los álbumes de algunas limeñas.

El 31 de Enero de 1847 escribe, de vuelta a Guayaquil, a Don Andrés Bello: «Después de una larga peregrinación he vuelto del Perú, adonde fui a buscar la salud y no la encontré».

El fin se acercaba. Veinte días después de esta última carta el 19 de Febrero de 1847, faltándole un mes para cumplir 67 años, entregó su alma al Criador, en brazos de su antiguo condiscípulo y amigo, el Ilmo. Francisco Garaicoa, primer Obispo de Guayaquil.

La muerte de Olmedo fue duelo de la Patria. La voz oficial se hizo oír en El Nacional de 2 de Marzo de 1847, en el que se leen entre otras estas graves sentencias: «El Señor Olmedo ha sabido llevar hasta el sepulcro la misión noble de su vida pública, la misión noble de servir a la Patria con provecho de ella y con lauro de su reputación. Los primeros días de su juventud fueron los primeros días de la historia de nuestra redención política.... En la postrimera estación de su noble existencia, cuando ya la mortífera enfermedad pronosticaba cercana muerte, le hemos visto abajarse del lecho del dolor, y reanimándose con la grandiosidad de la idea de rescatar su patria del poder de la tiranía, ponerse a la cabeza de los libres, asistir a los reales del pueblo, y animar con su ejemplo y con el mágico poder de su elocuencia a los que peleaban por rendir el ejército extranjero que invencible se creía; le hemos visto en el solio de la autoridad popular dirigiendo con serenidad y hasta con dulzura la nave del Estado sacudida por recias tempestades y en peligro de hundirse para siempre en un abismo de sangre; le hemos visto llevar personalmente el laurel del triunfo y la oliva de la paz entre la Representación nacional, felicitarle por su inauguración política, y retirarse contento y feliz. ... al último descanso de la vida! Ensalcemos su nombre y bendiga­mos eternamente su memoria»-

 Este recuerdo y esta bendición han quedado grabados en su epitafio:

     

A Dios glorificador
Aquí yace el Doctor D. José Joaquín Olmedo,
Fue el padre de la Patria
El ídolo de su pueblo,
Poseyó todos los talentos
Practicó todas las virtudes

          1847

Fuente: Estudio Aurelio Espinoza Pólit, S.I.

 

virtud.

(Del lat. virtus, -ūtis).
1. f. Actividad o fuerza de las cosas para producir o causar sus efectos.
2. f. Eficacia de una cosa para conservar o restablecer la salud corporal.
3. f. Fuerza, vigor o valor.
4. f. Poder o potestad de obrar.
5. f. Integridad de ánimo y bondad de vida.
6. f. Disposición constante del alma para las acciones conformes a la ley moral.
7. f. Acción virtuosa o recto modo de proceder.
8. f. pl. Rel. Espíritus bienaventurados, cuyo nombre indica fuerza viril e indomable para cumplir las operaciones divinas. Forman el quinto coro.

∼cardinal.
1. f. Rel. Cada una de las cuatro, prudencia, justicia, fortaleza y templanza, que son principio de otras en ellas contenidas.

∼moral.
1. f. Hábito de obrar bien, independientemente de los preceptos de la ley, por sola la bondad de la operación y conformidad con la razón natural.

∼ teologal.
1. f. Rel. Cada una de las tres, fe, esperanza y caridad, cuyo objeto directo es Dios. Real Academia Española

laurel.

(Del prov. laurier).
2. m. Corona, triunfo, premio.
dormirse alguien sobre los ~es, o en los ~es.
1. locs. verbs. coloqs. Descuidarse o abandonarse en la actividad emprendida, confiando en los éxitos que ha logrado. Real Academia Española

Olivo

1. Árbol de hojas estrechas y alargadas, su fruto "la Aceituna"
2. Paz, hagamos las paces.   Real Academia Española

duelo 2.

 (Del lat. dŏlus, por dolor).
1. m. Dolor, lástima, aflicción o sentimiento.
2. m. Demostraciones que se hacen para manifestar el sentimiento que se tiene por la muerte de alguien.
3. m. Reunión de parientes, amigos o invitados que asisten a la casa mortuoria, a la conducción del cadáver al cementerio, o a los funerales.
4. m. Fatiga, trabajo. U. m. en pl. Real Academia Española

 

 invitación a leer

La libre circulación de las ideas y opiniones, oportunidad para acercarnos a la verdad.

Historia de la república

La Cronología de los presidentes del Ecuador.

eSTELAS DE LA HISTORIA

Los hechos y pensamientos del presentes  dan rumbo a la Historia.